LA PASIÓN DEL FÚTBOL

Escritores con Pasión, futbolistas mediocres. Todo eso y más aquí.


La parábola del recreacionista

Hoy vi campeón al once caldas, hoy confirme una vez más porque Millos esta tan mal, porque este equipo del alma anda peleando el octavo puesto: estamos así por la mala gente, por malas personas, malos dirigentes, intereses personales que ahondan día a día nuestro equipo en la mediocridad.

Y para la muestra un botón. Juan Carlos Osorio, el hoy técnico campeón de Colombia fue despedido de millonarios por malo, y salió con sorna gracias al chiqui García que declaro a un medio que Osorio parecía más un recreacionista que un técnico de futbol. Si, lo dijo el mismo chiqui García que un día nos dio títulos, pero que después se encargo con ahínco de hundir a millos en el fondo de la tabla, allá donde lo dejo cuando asumió como técnico poco después que Osorio se fue a la liga estadounidense a dirigir el Chicago fire.

Hoy, Osorio con apenas un año de trabajo en el Once Caldas, con un equipo lleno de buenos jugadores, con una táctica inteligente, con planteamientos ofensivos, con libretica en mano anotando cada cosa en los partidos, con todo eso que le criticaron aquí, hoy es campeón del futbol colombiano. Hoy Osorio le tapa la boca al chiqui García con un titulo limpio de toda sospecha.

Felicitaciones a los seguidores del Once, son campeones con meritos, y con un buen técnico. Y ojala esta parabola le sirva a los nuevos dirigentes de millos para llevarnos de nuevo a ser campeones.

Anche quelli che fanno cagare, perchè no?

Yo no soy hincha del Barça, ni lo he sido, ni lo seré y –como buen simpatizante del equipo del murciélago en el pecho–, le deseo continuamente desgracias y malestares, a menos, claro, que el oponente de turno posea en mayor cantidad eso que en este espacio hemos dado en denominar “maldad”. Y, hoy justamente, el Barcelona se encontraba en una de esas situaciones, enfrentando al aburrido líder de la Serie A, que cuenta con suficientes jugadores de calidad para ser un equipo ofensivo o, al menos, entretenido, pero fijándose en los esquemas demasiado italianos exagerados por el patán de Mourinho, no hace más que ganar al chepazo y aburrir por todas las canchas de Europa. Pero, mucho más que la inopia creadora del Inter., lo cierto es que, desde hace un tiempo, no me viene tan fácil el odio inquebrantable hacia la institución culé (que, en cualquier caso, jamás podría llegarse a acercar a mi odio visceral hacia el mal hecho equipo, huésped del estadio sede de la final de Champions de esta temporada), quizás porque desde que asumió Pep Guardiola como técnico, lo objetivamente cierto es que el Barça juega bien. Muy bien, de hecho, con algunos partidos en los que hasta hay ciertos pasajes de arte. No sé si será Guardiola, si será la buena suerte de conjurar a los jugadores apropiados al mismo tiempo, pero no se puede negar que el equipo desde hace algo así como un año, da mucho placer de ser visto. Desde los bailes que pegó en La Liga 2008/2009 (con batacada al Mandril incluida, para delirio de la muchachada), pasando por grandes partidos de Champions y una final en la que borró al Machete United en 9 minutos del campo de juego. Esto, claro, no va a hacer que me comience a alegrar por sus triunfos por fuera de ese eje de la maldad –a menos, claro, que sea una nueva victoria contra esos equipos que comienzan con “M” y que me he rehusado a nombrar directamente hasta ahora–, pero sí que me alegro de estar por ahí para ver jugar uno de los mejores equipos que he visto, uno de esos equipos que, si logra superar la cachetada de buena suerte que implica el hecho de estarlo mencionando yo, quizás logre superar a ese gran equipo de principios de los 90, con Guardiola en el campo junto a tantos otros, como el mejor equipo del Fútbol Club Barcelona que se recuerde en documentales baratos llenadores de tiempo en canales deportivos con pocos derechos de retransmisión; especialmente si llevan ese buen juego para bailar a los patanes de nero e azzurro, sin siquiera contar con sus dos vendecamisas más flamantes (Messi e Ibrahimovic) y con un jugador clave (Abidal) jugando lesionado casi todo el partido, anulando cualquier intento de los italianos en el primer tiempo, mostrando esa joya que algún día va a ser nuestro amigo Pedro (apodado “Pedrito” por la televisión italiana, al parecer) y, bueno, aceptando que nada es perfecto, bajando bastante el ritmo en el segundo tiempo, para no perder más energías en esa masa inerme que es el Inter. De Mourinho. Así que, por lo que va del día, le deseo un “buen viento” a los muchachos blaugrana, que esperamos que les dure hasta El Clásico que se acerca.

Nota del ligeramente borracho que escribió esto: la camisa a rayas del Barcelona es mil cuatrocientas tres veces que la camisa a dos mitades tipo Genoa (que al Griffone tampoco le queda muy bien y con la que, en cualquier caso, jamás se le podría asomar a la belleza de la de la Sampdoria, por cierto, pero no dejen que nadie por aquí se entere que dije eso).

El fútbol, en tres sencillas partes.

1) We went, we came, we WON.
Fue el Arsenal a Old Trafford hace unas tres semanas con un único objetivo: no perder. Fallaron miserablemente y los siempre bien puestos y decorosos muchachos del Manchester United lograron ganar 1-0 con un gol que anotó O’Shea al minuto 17 para convertir un potencial partido de fútbol en 73 minutos de nada.
Mientras tanto iba el Chelsea al Nou Camp con una consigna similar, pero con un grito de batalla ligeramente diferente: colgarse de cualquier palo posible. El partido, de los más somníferos de la temporada de Champions League 2008-2009, terminó 0-0 y con celebración de los muchachos de Stamford Bridge, que creían que haber evitado al Barcelona anotar en su cancha era una ventaja (pero no lo era, cualquier empata con goles en la vuelta clasificaba al Barça)
Entonces los monumentos a las buenas costumbres que dirige Alex Fergusson tuvieron que aterrizar en Londres y romperle el corazón a los miles de Gooners que asistieron al Emirates Stadium a ver al equipo de su majestad, la mujer decrépita, eh, digo, la reina, puesto que el United logró dos goles tempraneros (uno por error del pobre y joven lateral Gibbs, que también es algo torpe y se resbaló para que Park pudiese aprovechar al minuto 8; y otro porque a Almunia no le dio la gana de parar bien a la barrera ante un tiro libre de Cristiano Llorando al minuto 11) que llenaron a los Gunners de angustia, desazón y desesperanza. Infinita tristeza que no pudo hacer más que quedarse en depresión profunda con inicios de embates Emo. Por algo compartirán colores con Santafé. El Manchester se metió atrás y el Arsenal, aunque parecía por breves momentos querer atacar, hizo lo mismo, dando gloriosas muestras del fútbol de los Simpsons. Pero el Machete, ¿qué le va a hacer uno? Tiene mejores jugadores y lo cierto es que después de jugadota entre Park, Cronaldo y Rooney, remató el portugués al minuto 61, y el equipo de aquella fea ciudad dejó a los londinenses sumidos en la desidia. Luego vino la falta de Fletcher que fue, pero que no fue, pero que si mira por esta cámara sí fue y que, si Dios es grande y bueno, todos sabemos que no fue, que expulsó al jugador de los Red Devils y que le dio al Arsenal un Penalty que, al minuto 76, Van Persie convirtió en la única emoción local de todo el partido. Quedaron unos 70 minutos de nada repartidos entre aquí y allá que terminaron con el campeón defensor de la Champions clasificándose a su segunda final consecutiva del torneo y podría ganar su cuarta copa a la vez que consiguen su segundo “trébol”. Alá no quiera que defiendan su corona.
Pero entonces, la magia azul (y el dinero ruso) de Stamfrod Bridge recibía a la “filarmónica de Pep”. Pep Guardiola, quiero decir, el entrenador de un Barça que en los días anteriores había clasificado a la final de la Copa del Rey (que ya ganó, por cierto) y que le había ganado a su más odiado rival, el Real Madrid, 2-6 en el Bernabeu. Nada mal. Pero la orquesta estaba desafinada al no poder contar con lo violines principales Henry (Lesionado por ser tan guapo) ni Puyol (suspendido por lo contrario), ni Messi (que estaba en la cancha, pero nadie se dio cuenta) y tuvo que encontrarse de frente con un Chelsea que en este partido tuvo una filosofía diametralmente opuesta a la del partido de ida: “Los Blues” quisieron jugar fútbol y, con eso, quiero decir que salieron a anotar un gol. Y no se demoraron. Al minuto 9, el “Gato Montés” Essien agarró un balón afuera del área y se hizo Señor GO-LA-ZO, tan bueno que me hizo cantar en inglés, a pesar de estar rodeado de pseudo-culés (sí, yo soy pseudo-blue, ¿y qué?). Entonces comenzó la marcha contra la música, porque el Barcelona no jugaba a nada y el Chelsea atacaba de todas las maneras que podía, con oportunidades desperdiciadas por Lampard, Essien, Drogba y Nicolás “El Camello Serna” Anelka, que dolieron tanto en el momento como después. Pero, para seguir hablando de este partido, tenemos que destacar a la figura indiscutible del segundo tiempo: el árbitro Tom Henning Øvrebø, hombre del partido que decidió no pitarle tiros libres que podrían haber sido decisivos al Barcelona, no cobran dos penales claros a favor del Chelsea, expulsar al culé Abdal al minuto 61 por cometer el pecado de estar cerca al torpe de Anelka que una vez más había resbalado sólo y hasta cobrar los laterales para el lado que no era. Claro que tampoco hay que olvidar a Hiddink que, al minuto 72, decidió sacar a Drogba, que parecía estar lesionado y meter a Giuliano Belletti que, si bien es un gran jugador, es un defensa. Quiero decir, Gus decidió “matar” el partido 18 minutos antes de que acabara. Cobarde. En cualquier caso, todo parecía indicar que era un partido agitado que terminaría en una reedición de la final del año pasado, cuando Iniesta (MALDITASEA!) agarra un balón similar al del primer gol de Essien y logra empatar en tiempo de descuento para darle una celebración eufórica a todo el equipo del Barcelona y a todos, todos, maldinga sea, las personas que estaban a mi alrededor. ¿Se acuerdan que les había dicho que el empate con goles no le servía al Chelsea? Bueno, pues los otros londinenses salieron todos a buscar el desempate y, en uno de esos centros apurados un defensa del Barcelona pareció parar el balón con su brazo, causando que Ballack (uhh, ayer me soñé que iba a las fiestas de Ibagué y me regalaba una cerveza Franziskaner, eso debe ser lo que llaman “trauma”) correteara al árbitro noruego por cincuenta metros, aleteando y alegando por lo que consideraba una nueva injusticia. El partido, sin embargo, terminó empatado a 1 y el Barcelona buscara su tercera Copa de Europa, ejem, Champions League, también como su propio “trébol”.

¿Ya sabía usted todo esto? ¿Entonces por qué demonios leyó hasta aquí?
Gente loca. Lo que sí le digo es que ahora siguen noticias más frescas, keep on!

2) Non mentre io viva
Este fin de semana se definieron la mayoría de ligas de Europa, o, al menos, la mayoría de las que importan. En Inglaterra, la última esperanza que nos quedaba a, bueno, a todos, se esfumó cuando el United, después de remontar partido de mitad de semana contra el Wigan de Hugol Rodallega, empató en Old Trafford 0-0 contra, ¡Oh, sorpresa! El Kindergarten de Wegner, uno de los Arsenal más aburridos de la historia, y se hizo inalcanzable en la tabla de puntos. Y hasta aquí el reportaje de la Premier League, porque me parte las bolas. (Ah, Liverpool, Chelsea y Arsenal se aseguraron una nueva Champions, aunque los Blues podrían suplantar a los Scousers en la segunda posición la próxima fecha)
En España, el Real Madrid tenía que hacer lo posible por no dejar escapar al Barcelona en la tabla pero, en partidazo contra el Villarreal, perdieron 3-2 y le dieron el título a su odiado rival de himno bonito. Pero claro, no se escondan. Yo sé que ustedes querían quitarle el honor y el gustico al Barcelona de dar la vuelta después de sus propios resultados. ¡Miserables! El Barcelona, que segura jugó enguayabado al día siguiente, perdió en Palma de Mallorca contra el local 1-2 y, de todas maneras, dio la vuelta y hubo fin de semana de fiesta en Catalunya, que era todo un Clam. Hasta los hinchas del Espanyol celebraron porque le ganaron al subcampeón de la Copa del Rey (que el Barça ganó 4-1 la final, quedándose con su primer título de la temporada), el Athletic de Bilbao 1-0 con penal notablemente dudoso. Que Bom vin, ay!
Y en Italia, ay Italia, el Milan perdió miserablemente de visitante 2-1 contra el Udinese y, al igual que los patanes del Real, le regaló el adelanto del título a su más odiado rival, en este caso, rival de campo también, el Football Club Internazionale Milano. El Ínter, que sí se puso de fiesta, fue y goleó al Siena en San Siro y, cómo no, dio su propia vuelta, llegando a 17 campeonatos italianos de Serie A, los mismos que los odioados rossoneri del AC Berlusconi. Eso sí, le faltan unos cuantos para alcanzar a la Juventus que lleva 27, probablemente la mayoría malhabidos. Pero ya que estamos en la península, hablemos de la Coppa Italia que le ganó en dramática definición por penales la Lazzie a la Sampierdarenese Andrea Doria, o, Sampdoria, en el Olímpico por algo así como 7-5 porque Cassano (que nos hace sufrir a los hinchas romanista hasta estando lejos del equipo) no pudo meter su penal. Pero, oh, que, como en España, para terminar de rematar la semana, el perdedor de la final de la copa también perdió el siguiente partido de liga, en este caso la Sampdoria que, en Firenze, perdió 1-0 en el partido más aburrido del fin de semana contra la Fiorentina, quizás porque los acérrimos rivales, el Genoa, necesitaban desesperadamente que los Viola perdiesen para lograr conseguir un lugar en la Champions o, quizás, en una posibilidad con menos conspiración, porque la Sampdoria juega muy mal y por eso van de 12 en la Liga. Yo qué sé.
Ah, sí, en Deutschland no se ha resuelto cosa alguna, así que no digo cosa alguna al respecto.
Pero ya que estamos en Europa, aprovechemos para hablar de esa cosa maravillosa y bella que tiene el fútbol y que lo hace ser fútbol y no hockey: el descenso.
Sí, sí, sí, porque en Italia el Bari y el Parma –dos equipos de mi simpatía– vuelven a la A y, justo, fíjese usted, sus rivales “clásicos” están en peligro de descender. En la batalla por Emilia Romagna, el Bologna está en el puesto 18 con 33 puntos, a 1 del Torino que tiene, claro 34, y que realmente me gustara que se quedara en Serie A, porque son muy divertidos. El Bologna visita al Chievo Verona del tremendo defensa colombiano Mario Alberto Yepes, candidato al descenso con 37 puntos; y recibe al Catania, candidato hasta hace unas dos fechas, pero ya a salvo con 40 puntos. Mientras tanto, por el lado del derby Pugliese, el Lecce está hundido al fondo de la tabla con míseros 29 puntos (a 5 del Torino, primero que se salva, como ya dije, despistados) y la tiene de pa’rriba recibiendo a la Fiorentina y visitando al Genoa, los dos equipos en franca lucha por lugar en Champions. Entre estos dos, en el puesto 19, quiero decir, está la Reggina con 30 puntos y con planes de visitar el Olímpico para jugar contra la Lazio y de recibir al Siena, dos equipos que, a decir verdad, juegan a nada en el campeonato.
Sí, sabor es lo que hay en esta parte de la tabla, pero no tanto como el sabor que encontramos en el bottom de la Premier League, donde el Newcastle de Alan Shearer hace lo que puede por no ir a los infiernos. Los del equipo de la cerveza más sabrosa conocida por el hombre, créanlo, es cierto, jugaron hace no mucho un partidazo contra otro candidato al descenso, el Middlesbrough y lograron vencerlos 3-1, obteniendo su primera victoria desde Febrero, para delirio de los fanáticos, pero perdieron su siguiente partido 0-1 contra el Fulham (equipo definición de “aburrido”) y sigue al borde de la caída, ubicándose en el puesto 18 con 34 puntos. Lo espera el Aston Villa en Villa Park, mientras que el odiado rival de por ahí cerca, el Sunderland, que tiene 36 puntos en la posición 16, recibe al Chelsea que va con toda; el Increíble Hull (17, con 35, e increíble por lo bien y mal que ha jugado) recibe al ya consagrado Manchester United; el Boro (19, con 32) visita al West Ham y el West Bromwich Albion (20, con 31) le reza a la virgen del Carmen por el milagrito en su visita al Blackburn Rovers.
Y sí, en España también hay descenso, pero a mí me da igual, así que, como special feature, a continuación el descenso en Argentina (¡Woo hoo!):
A falta de 5 partidos para que acabe el torneo de este año, al repechaje, que allá llaman “promoción” van Rosario Central (que divide entre 109 partidos, por el momento, 114 en total) con promedio de 1.165 y San Martín de Tucumán (que divide sólo entre los partidos de una temporada, 33, por ahora, 38 en total) con 1.121; mientras que al descenso directo van las dos Gimnasias. La de La Plata con 1.110 y la de Jujuy con 1.009. En Argentina, donde realmente usan el sistema de promedio y no son unos deficientes matemáticos como nuestros dirigentes, los cálculos se complican un poco pero, para resumir, diremos que las Gimnasias necesitan ganar sus cinco partidos y tener fe, quizás así al menos alcancen a ir a la promoción y que, Central tiene que hacer tres puntos más que Rácing (con 130/109=1.193) y que San Martín, bueno, tiene que ganar a ver qué.

3) En mi tierra sólo hay gloria cuando se baila ______
Y bien, se acabó el torneo regular de la Copa Mustang 2009-I que en unos años va a tener que cambiar su nombre porque el tabaco es nocivo para la salud y no se debería mezclar con el deporte. Y, como suele suceder, el Tolima quedó en los primero puestos, agarrando el liderato ganándole al Junior 1-0 en el Murillo con jugada polémica, pero no dudosa, creo yo, de Wílder Medina (sin relación, creo) y porque ni Chicó pudo ganarle al Cartagena (que, de hecho, le ganó 6-3 en el partidazo de la fecha), ni el Cúcuta pudo ganarle de local a La Equidad, empatando 0-0 en el General Santander. Bueno, el asunto es que Tolima y Junior, primero y segundo, son cabezas de grupo y tienen una suerte de ventaja que les permitirá avanzar a la final en caso de empate en puntos en el liderato de sus respectivos cuadrangulares. Pero no sólo esto, oh no, para intentar cambiar la monotonía de torneos anteriores, la Dimayor decidió hacer un sorteo entre equipos del tercer al octavo lugar para saber en qué endemoniado grupo meterlos, porque el asunto de pares/impares parecía no servir más. Con el viejo método, las cosas habrían quedado así: A: Tolima (1, 32), Cúcuta (3, 31), Cali (5, 29), Envigado (7, 29) y B: Junior (2, 31), Chicó (4, 30), Equidad (6, 29), Once Caldas (8, 28). Pero, con la gloriosa contribución de los próceres de nuestro fútbol, las cosas quedaron así: A: Tolima, Chicó, Equidad, Once Caldas y B: Junior, Cúcuta, Cali, Envigado. Así es, los grupos quedaron iguales, excepto por las cabezas de serie, que cambiaron de un lado para otro, ajá. Pero bueno, me alegra porque el grupo del Tolima implica viajes cortos y, más que nada, un viaje a Bogotá, donde tendré la oportunidad de ver fracasar al glorioso vinotintoyoro en cuadrangulares una vez más, después de un prometedor torneo regular. Y desde ya me alisto par un nuevo berrinche del Senador Camargo porque NOHAYPLATA y no podemos pagar la luz del estadio y todo eso.
Mención especial de este post para el arquero de la Equidad que ayer comentó muy sorondo que el momento más alegre del fútbol es cuando se ahogan los gritos de gol de la hinchada contraria. Saludos para él.

La Chimpunes vuelve!

Y, como siempre, haré mi ya usual pronóstico de octavos, cuando el trigo es separado de la maleza y ya no hay equipos ucranianos, terceros o cuartos franceses, y sólo quedan los que son realmente grandes, con dos o tres palos.

Atlético de Madrid vs. Porto
Debo decir que me encanta este duelo. O al menos cómo se ve. Por un lado, el Aléééééééééééti de José Luis Torrente, Amaranto Perea y Jesús Gil y Gil, también conocido como "el equipo chico más grande de Europa". Por el otro, el Porto, quien quiso creerse equipo grande cuando Mourinho los llevó a la Champions del 2004. Son equipos muy similares en cuanto a pretensiones, número de colombianos (Guarín vs. Amaranto), pero el factor Agüero es importante. Aquí veremos al Kun como es realmente. A ver si es el döppelganger de Messi o sólo un mediocre más que se arruga en los partidos de verdad. Pero gana el Aléeeeeeeeeeti, para placer de Torrente, y creo que ahí algo vital serán las suplencias. Y ojo con Sinama-Pongolle.

Lyon vs. Barcelona
¿Benzema? Para mi es otro de esos jugadores sobrevalorados que de tiempo en tiempo salen a la palestra porque los quieren comprar en una millonada en España (Mario Gómez, Huntelaar...) ¿Pernambucano? Póngale un Yaya Touré al frente. ¿Defensa impenetrable? Dígale eso al tridente Eto'o-Messi-Henry. ¿Jeremy Toulalan? Andrés Iniesta. ¿Ederson? Bojan. ¿Cinco años seguidos ganando la Ligue Une? La base de la selección campeona de Europa. No hay necesidad de ser adivino. El mejor equipo del mundo arrasará Gerland. Y como siempre, el gran equipo de primera ronda se va como el perro arrepentido de la Champions. Hasta llega a dar lástima.

Sporting de Lisboa vs. Bayern Munich
No sé realmente. Creo que el Bayern está mejor armado, y que Ribéry salva cualquier equipo por paila que sea. Pero el Sporting me cae bien. Y es equipo humilde. Pero gana el Bayern. Facilito. Otro partido aburridor.

Arsenal vs. Roma
Arsenal sin Fabregas. Pero está Arshavin. Pero no puede jugar. Nasri no es tan bueno, y Rosicky está lesionado. Por otro lado, la Roma quiere salir adelante. Y se les entiende. Además, tienen buenos jugadores, y un par de hampones en el medio campo (Perrotta y de Rossi). ¿Y los gunners? ¿Y Adebayor qué? ¿Y Vela? Pregúntele al Aston Villa que va adelante de ellos. Creo que, si gana la Roma, como creo que pasará, el mito Arsène Wenger comenzará a caerse de su peso.

Villarreal vs. Panathinaikos
El partido más aburridor de los octavos. Es decir, ambos equipos tienen sus méritos, pero compárelo con el partido anterior, o con los tres siguientes, para darse cuenta de la mediocridad del cotejo en comparación. Así que, sin ningún análisis de por medio, digo que gana el Villarreal sólo porque tienen a Rossi, a Nihat y a Cazorla. Y porque me caen bien.

y lo que todos queremos ver

Chelsea vs. Juventus
Dos equipos jodidos. Uno que todavía lucha para salir adelante después del Moggigate, y uno que acaba de cambiar de técnico. Mientras en uno la dictadura de los tradicionales (del Piero, Nedved, Buffon) es el pan de cada día, en el otro el duelo de los vestuarios ha llevado a Terry a considerar movimientos fuera de Stamford Bridge. Si uno tuvo que ser vendido en parte al hijo de Gaddafi (terrorista con piel de oveja), el otro está a punto de ser vendido por el rey de la mandarina ruso (don Roman). Por corazón, digo Juve.

Manure F.C. vs. Internazionale
Mourinho vs. Ferguson. Zlatan vs. Cristiano Llorando (hey, ¿no hubo una propaganda de Nike con ellos dos para Alemania 2006?). Matrix vs. Ali G Ferdinand. Los chirris lusoparlantes (Nani y Anderson) vs. los chirris argies (Samuel, Burdisso). Pinocho vs. Julio César. El Shrek contra el emperador. Duelo sexy donde se quiera ver.

Aquí doy pronóstico reservado. No sé quien gane. 

Real Madrid vs. Liverpool
Es obvio a quien voy a elegir para este partido. ¿Por qué lo elijo, además de mi fanatismo a rabiar?
1. Creo que hasta Mr. Brightside prefiere ver a Gerrard y Torres ganando que al Francisco Franco F.C. intentando la décima.
2. Puede que no esté Gerrard, pero están Dirk "El goonie" Kuyt, Yossi "Howard Wolowitz" Benayoun y el tándem del mediocampo entre Mascherano, Xabi Alonso y Lucas. Y está Dani Agger en defensa.
3. ¿Cómo solucionar un partido donde no está Gerrard? Fácil. Sistema 5-3-2. Arbeloa-Carragher-Skrtel-Agger-Fabio Aurélio. Mascherano-Xabi Alonso-Wolowitz. Deje al Goonie adelantadito y que haga tándem con El Niño.
4. ¿El Real? E.R.
5. Iker "El supremo de Móstoles" no puede salvarlas todas.
6. La vuelta es en Anfield. Y eso pesa.
7. En la vuelta juega Gerrard.
8. De ida lo que toca es defender. Y si se puede sacar un golecito, de una.
9. Fernando Torres, Liverpool's Number Nine.
10. ¿Alguien le cree a esas mentiras de laterales que son Drenthe y Marcelo?
11. Es el Liverpool. Y Dios sabe que en Champions la historia es distinta.

PAYING RESPECT TO LEGENDS

El mas grande

Hace rato que no pasaba por aquí ni de visita, y hoy me encuentro con que o a nadie le importo o nadie quiso aprovecharse del asunto para pisotear nuestro cada vez mas testarudo orgullo y recordarnos a los hinchas de Millonarios que ya no somos los más veces campeones.
Pues bien, aquí está este adolorido hincha del azul poniéndole la cara al asunto. Aquí estoy yo para decir que no me importa, es más, que me importa un soberano rábano que nos hayan quitado ese san Benito de encima, que prefiero seguir siendo hincha del más grande que del mas veces campeón. Porque eso sí, así los hinchas de otros equipos lo intenten, nadie puede negar que Millos es el más grande equipo de esta tierra, porque la historia no nos la inventamos, la historia está escrita porque sucedió, y esa historia dice que Millos es grande, así la basura de dirigentes que tenemos nos tengan comiendo lo mismo de lo que ellos están hechos.
Hoy esa misma historia que nos hace grandes nos recuerda que no somos únicos, que en el mundo del futbol hay más equipos, mas hinchadas y que no se puede vivir solo del pasado, pero que en los malos tiempos son los buenos recuerdos los que nos alimentan la esperanza.
Pronto empezara una nueva copa Mustang, y aun sin iniciarla ya la hinchada de millos demostró, una vez más, ser la mejor y más fiel del país: 700 camisetas vendidas en dos días, sin conocer aún el diseño demuestran algo inobjetable: SOMOS GRANDES, así ya no seamos los más campeones.

Etiquetas:

BUCARAMANGA SE ESCRIBE CON B

A petición de mis seguidores, un post amargo y lagrimero...

Empezamos muy bien el torneo, si me preguntan a mí aprovechamos el letargo de los grandes; un mal que siempre los aqueja empezando campeonato. Conforme pasaron las fechas, nuestro juego se hizo cada vez más patético y al final el gran temor se hizo realidad, el fantasma del descenso se materializó en la costosa gramilla sintética del Alfonso López que ahora va a servir para que los jugadores de segunda división la aprovechen.

Nuestra ciudad siempre ha sido muy futbolera. El Santandereano es por naturaleza envidioso y por estos lados se ve mucho fútbol y se goza, pero poco apoyamos a nuestro equipo y el Alfonso sólo se llena cuando viene Nacional, América o Millonarios; y se llena de hinchas del visitante, Santandereanos que miran el plato ajeno.

Ahora nadie va a venir, ahora nos toca jugar la porquería de segunda división que tenemos. Acá se critica a la directiva y a los jugadores, pero la verdad es que el descenso del Atlético Bucaramanga ocurrió por una serie de agravantes de todos lados que entre todos terminaron afectando al club, y demostraron que cuando no hay esfuerzo colectivo se termina como el Bucaritos, jodido.

Primero, desde arriba. El dueño del Atlético (Cadena) es un tipo con muy buenas intenciones, pero que no conoce de verdad el mundo del fútbol. Nunca se dejó asesorar y desde que él asumió la dirigencia del equipo los refuerzos que le metieron fueron muy pero muy malos, y a los pocos que medio funcionaron los sacaron muy rápido, al primer error. El tipo quién sabe de quién se dejó asesorar tan mal, porque todos los que trajo de afuera salieron supremamente malos. Además, acá sacaban técnicos como cambiar calzoncillos, cosa que en pleno campeonato me parece atroz. Cambiar a Retat fue un tremendo error y sacar al payaso del Luna tampoco me pareció porque el tipo mereció cargar a la hoja de vida que llevó al Bucaramanga a la B.

Luego, bueno están los técnicos. Que cosas, Luna perdió los partidos contra Medellín y Envigado por goleada, equipos donde dicen, tiene sus intereses. Y Arturo Reyes fue un parapeto que pusieron a dirigir un barco ya hundido y sin rumbo, porque muy seguramente nadie con renombre quiso hacerse cargo de un equipo tan mal formado como el Bucaramanga.

Ahí siguen los jugadores, ni hablar de vagos comoMina Polo, el disque toro Franco o el Jeffrey Díaz que sólo jugó un partido. El equipo siempre estuvo bien formado atrás, excepto en el partido crucial claro, ni en las payasadas contra Medellín y Envigado. Pero a nivel ofensivo siempre fue muy pobre, dependiendo de Sherman y Michi, que no son Maradona ni Dios para hacer milagros. en el caso del Sherminator; la directiva, la gente y la prensa lo inflaron mucho, lo consintieron, le pusieron casa y carro, y el chino se creció, creyó que con el nombre iba a jugar y se volvió vago, acá los taxistas hablan mucho de que se la pasa bebiendo.

La prensa, los periodistas Bumangueses que al fin y al cabo no se salen del molde del periodista Colombiano; que se creen DTs, que se ensañan contra técnicos, jugadores y directivos de unas manera absurda que para un buen entendedor de fútbol como yo (modestia aparte) no hacen sino daño al ambiente, ponen a la gente en contra del equipo. Todo este año en la prensa (no tanto escrita, en la radio) se respiró ese odio que a mí me fastidiaba demasiado, hasta el punto en que me dejé llevar y me indispuse con el equipo cuando más me necesitaba.

Y ahí estamos nosotros, los hinchas. Santandereanos impacientes, odiosos y de poca fé, que nos dejamos llevar y que nos olvidamos de apoyar al equipo, y nos acordamos muy tarde. Nosotros somos quienes nos debemos al Atlético Bucaramanga, nosotros somos los principales interesados en que no descienda porque se nos dañan los Domingos. Malos hinchas, dejamos nuestro equipo a la deriva, y siempre me arrepentiré de no haber ido a ver más veces este año al estadio, como sé que le pasa a muchos hinchas ahora. Creo que se nos olvidó que somos chicos.

Entonces, a sufrir en el infierno. El sueño de la estrella es cada vez más lejano, y si queremos levantar esta mierda el esfuerzo va a tener que ser entre todos, no sólo que cambie la directiva. Que particularmente no sé cómo me va a convencer, porque yo no quiero ver más al Bucaramanga, porque ya me harté de sufrir tanto por un equipo tan mediocre en todos los sentidos que expliqué, creo que perdí gran parte de mi pasión a través de los últimos y tan malos años.

Prefiero seguir viendo hacia el otro lado del mar.

Down Goes the Tide

Lo lamento por todos los que en este blog puedan verse implicados, pero es que ha llegado la época del torneo colombiano que más me emociona, me divierte y despierta en mí sentimientos de carácter reservable: así es, ha llegado la época de hablar del descenso. Ya jugadas 17 fechas del Torneo Copa Mustang II, hay cuatro equipos que, a causa de ese odioso sistema de pseudo-promedios, están preguntándose si podrán parir ballenas un año más en la A o si harán maletas para visitar los gloriosos estadios de Girardot, Fusgasugá y Tuluá. Los implicados son 18. Bucaramanga (126, -33); 17. Pereira (128, -25); 16. Envigado (128, -13); Junior (130, -28). Ahora bien, aunque de Barranquilla a Soledad estén de fiesta y los jugadores del Tiburón se hayan abrazado como en algún ágape místico luego de vencer 0-1 al Atlético Huila hoy, el único equipo costeño que aún sobrevive en la A todavía no se ha salvado del descenso. Sí lo ha hecho del descenso directo (Pereira y Bucaramanga se enfrentan en la próxima fecha en el Hernán Ramírez Villegas y no hay forma que quepa dentro de la lógica moderna occidental para que ambos superen al Junior; aunque claro, quién sabe qué triangular o cuadrangular se podría inventar la posmoderna lógica de la Dimayor), pero el Junior todavía podría jugar la promoción (contra Rionegro, Velledupar o Real Cartagena, equipos que, por supuesto, sudan transparencia y legalidad), puesto que, de perder su partido en Barranquilla contra un Santafé que todavía tiene que asegurarse entre los ocho magníficos, podría ser superado por el Pereira (si le gana al Búcaros) o por el Envigado (si le gana a un –qué curiosidad- desesperado Millonarios en el Nemesio Camacho). Por su parte Envigado, que le ganó hoy al GLORIOSO líder del torneo 1-0 en el Parque Estadio Polideportivo Sur, si gana el partido que se viene contra los azules, ya estará del otro lado, es decir de éste lado, del lado de todo el glamour y la elegancia del torneo de Primera División de Colombia. Aunque, para ser matemáticamente estrictos y no enfurecer a los Carloses Antonios Véleces o Ivanes Mejías, hay que apuntar que aun si el Envigado gana, el Pereira podría aguarle la fiesta, siempre y cuando gane por 13 goles más de lo que haga el Envigado. Yo descartaría esta posibilidad de inmediato, pero ey, el Matecaña juega contra el Bucaramanga, y necesita 13 goles, la numerología de Yanine podría estar de su lado. El Pereira, que anda en la encomiable posición de la promoción, y que hoy perdió 1-0 en una nueva y aburrida edición del clásico por excelencia de Mojigatos vs. Calentanos en el Palogrande, tendrá entonces que vencer a como dé lugar al equipo de la capital y esperar una derrota del Envigado o del Junior. Pero ahora nos compadecemos por el equipo amarillo y verde de cancha sintética que tanto emociona y decepciona a nuestro líder espiritual y guía bloggero, oh sí, el Bucaramánchester amado de Monsieur Bragas. Éste es el equipo que actualmente ocupa la casilla decimoctava de la tabla del descenso, honor que se traduce en que, si no suma puntos, no hay miembro de la familia Char que lo pueda salvar de encaminarse a una temporada de clásicos ante el Real Santander. A dos dolorosos puntos del Pereira y la promoción y a los mismos (pero con 20 goles en contra de diferencia) del Envigado y la salvación, el equipo Canario/Leopardo tiene como única opción ganarle de visitante al equipo Matecaña que, como ya vimos, está igual de desesperado y sentarse a rezar para que Millonarios, por única vez en su existencia juegue bien un partido definitivo y venza al ex-equipo con menos hinchas de la Primera de Colombia. De cumplirse sólo lo de conseguir tres puntos en un pasto que no es sintético, pero no lo del “Ballet” azul, Los Búcaros jugarán la promoción. De empatar o perder, bueno, a buscar nuevo equipo y aguantar la montada de los hinchas Motilones, cuyo equipo terminará de último en la tabla de este semestre, con gran seguridad, y aun así tendrán motivo para burlarse de su rival regional.
Próximamente, cuando siga la última fecha del torneo todos-contra-todos, espero poder concluir con este morboso informe, así como espero que mi colaboración no tenga que ser opacada por un post canario aguado.

Otros resultados rescatables de este fin de semana:
Arsenal 2-0 Machete United
Blackburn Rovers 0-2 Chelsea
River Plate 3-3 Huracán
Bologna 1-1 Roma
Mi hermana (Nigeria) 14-19 Yo (Camerún) en partido a cuatro tiempos de ISS64
Mi primo (Alemania) 3-15 Yo (Italia) en ídem, pero sólo dos tiempos.

Etiquetas: , , , , , ,

La selepzioncita de Lara

Aterrorizado, expectante, confiado e indiferente, todo a la vez, les traigo la convocatoria que el nuevo técnio de la Selección Colombia de Fútbol (Versión Mayores), Eduardo Lara, ha hecho para enfrentar a Paraguay (11 de Octubre) en ¿El Campín? y Brasil (15 de Octubre) en el -cáguense del susto- Maracaná de Río de Janeiro.


Arqueros:

Miguel Calero (Pachuca)

Agustín Julio (Santa Fe)

Defensas:

Mario Yepes (Chievo)

Amaranto Perea (Atlético de Madrid)

Mauricio Casierra (Millonarios)

Pablo Armero (América de Cali)

Camilo Zúñiga (Siena)

Yulián Anchico (Santa Fe)



Volantes:

Giovanni Hernández (Junior)

Gerardo Bedoya (Millonarios)

Fabián Vargas (Boca Juniors)

David Ferreira (Atlético Paranaense)

Freddy Guarín (Porto)

Juan Toja (Steaua)

Abel Aguilar (Hércules de Alicante, de la tercera categoría española)

Adrián Ramos (América de Cali)



Delanteros:

Wason Rentería (Sporting de Braga)

Dayro Moreno (Steaua)

Carlos Darwin "El mil motes" Quintero (Deportivo Pereira)

Freddy Montero (Deportivo Cali)


Opciones:

Óscar Córdoba (Millonarios)

Javier Arizala (Santa Fe)

Iván Vélez (América)

Francisco Nájera (Santa Fe)

Carlos Valdez (América)

José Amaya ( Nacional)

Jairo Patiño (Santa Fe)

Crisitan Marrugo (Tolima)

Jonatahn Estrada (Millonarios)

Édixon Perea (Gremio)

Entonces, la vuelta es así, vuelven dos veteranos (Calero y Yepes), Lara se trae a un consentido de las selecciones Sub (Abel Aguilar, a pesar de la división en la que juega), manda a Rodallega a comer tacos y trae al mejor y más divertido delantero del fútbol local (Darwin), pero deja a Giovanny Hernández en la creación y pone a los destructivos Bedoya (¡Gamín!, ejem), Guarín (¡doble gamín!) y Vargas (que sólo de vez en cuando lo hace bien).
¿Funcionará? Espero que sí.

(Ah, y si contaron bien, hay tres personajes que andan por estos días disputando la Champions y uno, Guarín, se comió tremenda goleada antesdeayer).

El Unión Magdalena y el descenso a los avernos

(No se tomen esto muy en serio)

Aquella tarde el sol no brillaba en Santa Marta. Los transeúntes, acostumbrados a andar ligeros de ropa, miraban el cielo gris con preocupación mientras, con frío, se frotaban los brazos y pensaban en cómo hacer para cubrirse del temporal que acechaba. Frente a la pared verde de la tienda Piso Alto –famoso lugar de encuentro de los hinchas del Unión Magdalena, el equipo de fútbol de la ciudad costeña–, estaba recostado contra el popular aviso de “Víveres, rancho y licores” Éimer Ochoa, fiel seguidor del Ciclón bananero, mirando preocupado hacia lo alto. Él, aún estudiante universitario, veinteañero y orgulloso samario, había estado preocupado durante toda su vida por el pobre desempeño que había tenido su más grande amor; por la misma razón, nunca había sentido tanta angustia como en el transcurso del último año y jamás había sentido una opresión en su pecho tan aguda como la que ahora lo obligaba a permanecer parado y melancólico, contemplando el cielo. Éimer siempre ha creído que en el cielo está escrito el destino, por lo que vaciló asustado antes de estirar su brazo para, al sentir que algunas gotas caían sobre su mano, bajar la mirada y murmurar: “creo que hoy descendemos”. Dos de sus amigos que esperaban sentados la llegada del momento crucial de ese día gris, ataviados con camisas y banderas azules y rojas, golpearon fuertemente sus botellas de cerveza contra la mesa en la que se encontraban y miraron a su compañero con algo de rencor. “Esas cosas no se dicen”, protestó Alberto López, un estudiante graduado de Hotelería que comenzaba a hacer una pasantía en el hotel Zuana de su amada ciudad natal. “Y menos en estos momentos”, lo apoyó Yesid Mejía, su compañero de carrera. Éimer los miró en silencio con una cara fatalista y los tres se quedaron callados, mientras Alberto y Yesid se unían a su amigo, observando preocupados el cielo.
Más información »

Etiquetas: , , ,


Buscar

Cantan las barras:

Clubes Rectores:

Deportes Tolima Atlético Nacional
Atlético Bucaramanga Club Deportivo Los Millonarios
Independiente Santafé Corporación Deportiva América de Cali
Cúcuta Deportivo Atlético Huila
Deportivo Pasto Junior de Barranquilla
Real Cartagena Club Deportivo La Equidad
Deportes Quindio Once Caldas
Deportivo Pereira Boyacá Chicó F.C.
Deportivo Cali Deportivo Independiente Medellín

  • - -


BloGalaxia
Blogger
BlogsColombia
XML